Loading...
 

Cómo reservar una habitación de hotel

Si estás de vacaciones y quieres reservar una habitación de hotel, puedes tener una conversación como esta con el recepcionista: 

Recepcionista: "Buenas tardes. ¿En qué lo puedo ayudar? ¿Le gustaría hacer una reservación?  

Tú: "Buenas tardes. Me gustaría reservar una habitación, por favor". 

Recepcionista: "¿Para cuántas personas sería la habitación?"  

Tú: "Para dos personas, por favor". 

Recepcionista: "¿Cuáles serían las fechas de su estancia? 

Tú: "Del viernes 18 de junio al domingo 25 de junio" 

Recepcionista: "Para esas fechas tenemos dos habitaciones disponibles: la habitación 301, en el tercer piso, y la habitación 008, que está en planta baja. ¿Cuál prefiere?"

Tú: "Prefiero la habitación que está en planta baja".  

Recepcionista: "Muy bien. Ya está lista su reservación. El desayuno es de 9:00 a 11:00. El hotel tiene una piscina y un gimnasio en la plata baja". 

Tú: "Muchas gracias".  

Recepcionista: "De nada".  

 

Ahora te invito a leer un poema sobre los hoteles:

 

"Noches de hotel"


Se distraen las penas en los cuartos de hoteles
con el heterogéneo concurso divertido
de yanquis, sacerdotes, quincalleros infieles,
niñas recién casadas y mozas del partido.

Media luz... Copia al huésped la desconchada luna
en su azogue sin brillo; y flota en calendarios,
en cortinas polvosas y catres mercenarios
la nómada tristeza de viajes sin fortuna.

Lejos quedó el terruño, la familia distante
y en la hora gris del éxodo medita el caminante
que hay jornadas luctuosas y alegres en el mundo:

que van pasando juntos por el sórdido hotel
con el cosmopolita dolor del moribundo
los alocados lances de la luna de miel.

Ramón López Velarde

 

Aquí puedes encontrar un glosario con algunas palabras del poema:

pena: Sentimiento de congoja o desazón grande.

sacerdote: El hombre consagrado a Dios.

luna: Satélite natural de la Tierra.

tristeza: Pesar, aflicción o tormento.

lejos: Con gran distancia.

gris: Color oscuro entre azul y pardo.

alegre: Gozoso, contento, lleno de júbilo y con semblante y ánimo festivo y gustoso.

 

¿Qué opinas de este poema? ¿Qué te hacen sentir los hoteles?